Los carcinomas uroteliales son los cuartos tumores más frecuentes después de los de próstata (o mama), pulmón y colorrectal. Pueden aparecer en las vías urinarias inferiores (vejiga y uretra) o superiores (cavidades pielocaliciales y uréter). Los tumores vesicales representan el 90 %-95 % de los carcinomas uroteliales y son el tumor maligno más frecuente del aparato urinario y la segunda neoplasia maligna más habitual del aparato genitourinario después del cáncer de próstata. Sin embargo, los cánceres de uréter y vías urinarias superiores son infrecuentes y sólo representan el 5 %-10 % de los carcinomas uroteliales. Se calcula que la incidencia anual en los países occidentales es de uno o dos casos nuevos por 100.000 habitantes.

La evolución natural de los cánceres de uréter y vías urinarias superiores difiere respecto a la del cáncer de vejiga: el 60 % de los cánceres de uréter y vías urinarias superiores son invasores en el momento del diagnóstico en comparación con tan sólo el 15 % de los tumores vesicales. La incidencia máxima de los cánceres de uréter y vías urinarias superiores se da en la población que se encuentra en el octavo y noveno decenios de vida y los cánceres de uréter y vías urinarias superiores son tres veces más prevalentes en los varones que en las mujeres.

Muchos factores ambientales contribuyen al desarrollo de cánceres de uréter y vías urinarias superiores. Algunos son similares a los asociados al cáncer de vejiga, mientras que otros son más específicos de los cánceres de uréter y vías urinarias superiores. El tabaco y la exposición profesional a determinadas aminas aromáticas que se utilizan en muchos sectores (por ejemplo, colorantes, textiles, caucho, sustancias químicas, productos petroquímicos y carbón), siguen siendo los principales factores de riesgo exógenos relacionados con la aparición de estos tumores.

CÁNCER DEL URÉTER Y VÍAS URINARIAS SUPERIORES, ENFERMEDADES DE LOS URÉTERES

Diagnóstico

En general, los síntomas son escasos. El síntoma más frecuente consiste en hematuria macro o microscópica (70 %-80 %). Aparece dolor en la fosa renal hasta en el 20 %-40 % de los casos y existe una masa lumbar en el 10 %-20 %.

Se recomienda realizar un UROTAC, citología urinaria y cistoscopia para descarta un tumor en la vejiga. La ureteroscopia es la mejor técnica para confirmar el diagnóstico de los cánceres de uréter y vías urinarias superiores, permite evaluar el aspecto del tumor, obtener biopsias del tumor y determinar el grado tumoral, realizar una citología ureteral selectiva y una pielografía retrógrada.

Clasificación TNM cánceres de uréter y vías urinarias superiores

T – Tumor primario

TX No se puede evaluar el tumor primario

T0 Ausencia de datos de tumor primario

Ta Carcinoma papilar no invasor

Tis Carcinoma in situ

T1 El tumor invade el tejido conjuntivo subepitelial

T2 El tumor invade el músculo

T3 (Pelvis renal) El tumor invade más allá de la muscular hasta la grasa peripélvica o el parénquima renal (Uréter) El tumor invade más allá de la muscular hasta la grasa periureteral

T4 El tumor invade órganos adyacentes o atraviesa el riñón y llega a la grasa perirrenal

NX No se pueden evaluar los ganglios linfáticos regionales

N0 Ausencia de metástasis ganglionares regionales

N1 Metástasis en un solo ganglio linfático de 2 cm o menos en su eje mayor

N2 Metástasis en un solo ganglio linfático mayor de 2 cm, pero sin superar los 5 cm, en su eje mayor, o varios ganglios, ninguno de ellos mayor de 5 cm en su eje mayor

N3 Metástasis en un ganglio linfático mayor de 5 cm en su eje mayor

M – Metástasis a distancia

M0 Ausencia de metástasis a distancia

M1 Metástasis a distancia

Tratamiento

La nefroureterectomía radical (extirpación del riñón y el uréter) con extirpación del manguito vesical es el tratamiento de referencia, independientemente de la localización del tumor en la vía urinaria.  La resección del uréter distal y su orificio se lleva a cabo porque forma parte de las vías urinarias, con un riesgo considerable de recidiva. La cirugía conservadora en caso de cánceres de uréter y vías urinarias superiores de bajo riesgo puede contemplarse en casos imperativos (insuficiencia renal, un solo riñón funcional).

PODEMOS AYUDARTE, CONTACTA CON NOSOTROS.

PIDE CITA